Marketing de contenidos, ¿por dónde empezar?

mighty content

October 6, 2016

En el marketing de contenidos se está produciendo un cambio de paradigma: ahora las empresas tratan de ofrecer más información y narrar historias en el contenido en lugar de presentar continuamente las ventajas o características del producto. Sin embargo, algunas empresas todavía no estan acostumbradas a esta forma de hacer marketing, al fin y al cabo, ofrecer información había sido hasta hora una medida secundaria: El mensaje publicitario era lo más importante. Con un giro de 360°, las empresas de comunicación se pueden ir despidiendo de este tipo de mensajes entorno al producto. Hoy en día, el contenido es el rey.

El marketing de contenidos presenta siempre problemas a las empresas. Los clientes exigen hechos e historias reales y, sin embargo, las empresas no pueden convertirse en narradores de historias. Las historias que cuentan deben ser de calidad, pero también realistas y la información que proporcione debe ser útil y creíble. En otras palabras, el contenido debe ser como mínimo emocionante, sino también debe adaptarse a la esencia de la marca. Este frágil equilibrio puede tener éxito si se entienden bien los mecanismos de las redes digitales.

Los intereses comunes generan interacción

Uno podría pensar que con el predominio de las redes sociales como Facebook, los medios de comunicación se han esfumado por completo, y rápidamente surge una demanda  de otra forma de comunicación digital. A pesar de la saturación, se siguen numerosas redes sociales. Es importante hacer un análisis de redes sociales se hacerca más a nuestro público objetivo y estar ahí creando una comunidad con intereses comunes.  ¿Tienes una página de recetas? Puedes conseguir una gran interacción en instagram con las fotos de tus ultimas creaciones. ¿Tienes una página donde promocionas los últimos juegos? Tus usuarios estarán sin duda esperando a ver como los pruebas en un canal de youtube , si por el contrario tu página trata de dar información sobre una ciudad, un grupo de facebook puede ser ideal para compartir información con los que llegan nuevos y todavía no conocen a nadie.Nunca sabremos si las similitudes o discrepancias son la garantía de un matrimonio feliz, pero en Internet se observa cada vez más los intereses comunes producen interacción en las redes.

Redes sociales como tarjeta de visita

Las conexiones de los seniors de la red, como Facebook o LinkedIn, se suelen producir a través de un contacto real previo y, aun así, la intensidad de este contacto puede variar en gran medida. Tal vez hubo contacto previo por teléfono, un encuentro en una feria o asistieron al mismo seminario, no importa: el contacto digital actúa rápidamente. Aunque se generen relaciones digitales, el denominador común entre ellos es que el primer contacto no tuvo lugar en la red social sino en un espacio de interés común.

La fiebre del hashtag se expande

Hoy en día los contactos aparecen cada vez más gracias a los temas y contenidos que haya en común. Las redes sociales de segunda generación como Vine, Tumblr, Instagram o Pinterest son enormemente parecidas y aun así tienen mucho éxito. También en Twitter siempre han formado grupos en torno a escenas temáticas diferentes. Y en todas estas plataformas, saber cómo utilizar el hashtag es de particular importancia. Los hashtags son el alimento básico de publicaciones con temas o eventos específicos. Las ferias y exposiciones desde hace mucho tiempo tienen por defecto un hashtag oficial e incluso los domingos por la noche bajo el hashtag #juegodetronos, podemos leer y ponernos al día de todas las novedades del último capítulo.

El usuario busca contenido de calidad e intereses comunes

Mientras que Facebook ofrece la posibilidad de mantener tus contactos personales, las redes temáticas son un lugar para exponer nuestros propios intereses, estar informados y obtener nuevas fuentes de información. A través de estas redes se puede hablar de un tema específico con expertos o personas que están interesadas en el mismo tema. Que conozcamos estas personas o no, no importa, pero a partir de las similitudes surgen conexiones digitales. Las redes que en gran medida se basan en contactos personales, cada vez se abren más este nuevo enfoque. En Facebook, se pueden utilizar los hashtags desde hace algún tiempo y LinkedIn nos sugiere como contactos a personas con perfiles parecidos al nuestro. Aunque sean personas totalmente desconocidas entre sí, se forman grupos donde se discuten temas y se comparten opiniones y criticas – sencillamente porque tienen una base común, un interés compartido.

Olvídate del producto

En estas escenas y conversaciones, las empresas pueden contribuir únicamente con su conocimiento en calidad de expertos. El tema tiene que ser el adecuado y el contenido relevante para el contexto en cuestión, y aquí debe quedar claro que no tienen cabida los mensajes publicitarios. Para una buena estrategia de content marketing, lo primero que se debe hacer es dejar de pensar en el propio producto. El punto de partida en el marketing de contenidos debe ser el público objetivo o audiencia. Es recomendable desarrollar un interés honesto en lo que el público necesita o quiere, pues adaptarse a las necesidades o deseos de nuestro público es ir siempre dando pasos de gigante. El método enfocado a la persona es muy útil en estos casos.

Piensa como una editorial

Las empresas de medios de comunicación son las que principalmente se centran en el marketing de contenidos y, por lo tanto, también deben actuar en consecuencia. Todo dependerá de cómo de ambicioso sean los proyectos de content marketing. Un pionero como Red Bull lo hará bien, la construcción de un establecimiento totalmente equipado -Red Bull Media House- fue sin duda una gran inversión y una inteligente decisión a la vez. Sin embargo, a veces es solo suficiente si se piensa como una editorial. Uno debe hacerse las siguientes preguntas:

1. ¿Qué quiere el lector?

En el proceso de publicación de libros, CDs o revistas, aunque estos son los principales medios de comunicación fuera del mundo online, la planificación estratégica es la misma que para el contenido online. Se debe publicar siempre teniendo en cuenta qué proyectos han generado previamente un mayor interés entre los lectores, si en su día ha sido un tema muy debatido, se dispararán las publicaciones rápidamente. Los editores siempre deben estar centrados en las necesidades de sus lectores.

2. ¿Qué puede hacer el editor?

En la mayoría de los casos, los editores se centran sólo en temas en los que ya tienen cierta experiencia. Los temas de los libros nuevos están adaptados o amplían el programa ya existente. En un segundo paso, se debe encontrar a un autor experto para dicha publicación. Aunque nos hemos acostumbrado a obtener una gran cantidad de información a través de Internet, las personas no se creen ni la mitad de lo que leen, precisamente por la infoxicación que se genera en el mundo digital, y esto hace que la fuente sigue siendo del todo relevante para un buen contenido.

Habla alrededor del producto

Así pues, para las empresas el sistema no es muy diferente: a partir de los productos y la historia de la compañía, pueden surgir ciertos temas que atraigan a los usuarios. El número de seguidores, likes y el número de comentarios también se tienen en cuenta como una característica de calidad. Los temas que publica una empresa deben, por lo tanto, surgir de manera natural dentro la vida corporativa. No se debe olvidar nunca que los intereses de los clientes están siempre en un primer plano. El experto estadounidense Brian Solis lo resume de la siguiente manera:

»No hables del producto, habla alredor del producto.«

Autor Barbara Ward

Compartir este artículo