Los canales del marketing de contenidos

canales_en_content_marketing_parte_2

April 10, 2018

Parte 2

Los canales del marketing de contenidos Parte 1

¿Dónde estoy? de ser así, ¿cómo?

La selección de canales para la distribución de contenido es amplia. Sin olvidarnos de las redes sociales que ya tienen algunas plataformas establecidas que son difíciles de ignorar. Facebook, YouTube, Xing, Wikipedia, Twitter e Instagram ofrecen opciones muy individuales para publicar contenido. ¿Y realmente necesitas Snapchat?

Qué canales se ajustan a una marca, es una decisión que concierne únicamente a las personas. Siempre se puede publicar contenido bueno y promocionarlo con un gran presupuesto, pero si el público objetivo no usa este canal, simplemente no podrá comunicarse con esta gente.

El cheque de canal pequeño

En primer lugar, piense dónde está su público. El siguiente paso es verificar si estos canales son adecuados para la estrategia planificada. En el marketing de contenido, la regla de oro es: el contenido determina el canal. Existen multiplicadores como los bloggers, líderes de opinión y periodistas especializados en un tema, que revalorizan el canal.

Para determinar si alguien tiene influencia o no, deberíamos conocer datos como: ¿Cuánto tiempo tiene el perfil? ¿Cuánto contenido se publicó en él? ¿Las publicaciones son de calidad? ¿Hay mucha interacción con los demás? Y: ¿esta persona tiene un alcance significativo? Los multiplicadores también pueden volverse importantes para la creación de contenido más adelante.

Las posibilidades técnicas no deben ser ignoradas. Si por ejemplo nos decantamos por una estrategia de contenido para películas, necesitaremos plataformas en las que se pueda publicar videos. Igual de importantes son las prácticas en las redes sociales. Aunque también se pueden insertar videos e imágenes divertidas en Twitter, la demanda general aquí es de información y contenido de noticias. Los buenos tweets de texto son más prometedores que las publicaciones de Facebook puramente basadas en texto. Esto se debe a las características de Twitter, ya que al fin y al cabo durante sus primeros años sólo eran posibles las publicaciones de texto.

La combinación correcta para el empezar con buen pie

Los estudios han demostrado que las empresas europeas promedian más de siete canales diferentes. Más de una cuarta parte de las empresas (26 por ciento) incluso planea aumentar a por lo menos diez canales.

Como es obvio, lo mejor es empezar con objetivos alcanzables. Al principio, lo ideal es concentrarse en proporcionar sus propios canales con buen contenido de forma regular.

El sitio web es como un aeropuerto central que conecta el contenido con el mundo. A partir de aquí, el contenido puede moverse dándole a los visitantes un lugar seguro para aterrizar. Pero los blogs y boletines informativos también son adecuados para el inicio del marketing de contenidos. Esto se complementa con dos o tres canales de amplio alcance que usan regularmente las personas. Esta mezcla se complementa con Paid Media. Si los procesos de edición se ejecutan sin problemas, con el tiempo se pueden agregar más canales.

El plan del canal: todo bajo control

Una buena herramienta para mantener los canales bajo control a largo plazo es el plan del canal. Define con más detalle cómo se usarán los canales en la implementación. El plan de canal responde a las siguientes preguntas:

¿Qué personas usan este canal?

Si trabajas con grupos de dos a cuatro personas, puede que todas ellas utilicen un mismo canal. Pero tal vez tengas personas muy diferentes, que por ejemplo prefieren ciertas plataformas debido a su edad. Siempre se deberá tener en cuenta a qué público te quieres dirigir para determinar el canal.

¿Qué tonalidad se ajusta a este canal?

La tonalidad de un texto es, por así decirlo, la atmósfera de conversación que surge al leer. En principio, en Internet se prefiere un lenguaje simple y generalmente comprensible. También es importante considerar cómo tratar con palabras extranjeras o anglicismos. Aunque esto depende principalmente del grupo objetivo y de la imagen propia de una empresa como remitente, en ciertos canales también existe un tono típico. Por ejemplo, los blogs son más dogmáticos. Twitter se considera enfocado en hechos. Facebook como una red de infoentretenimiento. El idioma del contenido siempre debe tener todos estos aspectos en cuenta.

¿Con qué frecuencia necesita el canal contenido nuevo?

La frecuencia con la que se deben actualizar ciertos canales depende de los recursos propios. Por ejemplo puedes decidir hacer una publicación semanal en Twitter, pero la exigencia en esta red social es demasiada alta ya que aquí los tweets marcan cada segundo. El servicio exige una atención diaria. Sin embargo, para un blog es apropiado semanalmente crear una o dos publicaciones.

¿Cuáles son los objetivos y las tareas de un canal?

Una pregunta importante, cuya respuesta está fuertemente relacionada con los objetivos generales del marketing de contenidos. Por ejemplo, si su objetivo es aumentar las visitas al sitio web, es importante que el contenido en los canales genere clics. Es muy posible que algunos canales solo actúen como proveedores del canal principal. Un objetivo ascendente puede ser construir admiradores y seguidores para poder generar suficiente alcance. Es por eso que en el Plan de contenido puede especificar exactamente qué acción debe realizar el usuario en qué canal.

El marketing de contenidos lleva su tiempo

En este punto, a menudo una pequeña voz nos anima a intentarlo, a probar una o dos publicaciones en el blog y en Facebook, para ver si funciona o no.

Hay una respuesta simple entre los expertos en marketing de contenido: “Es un maratón, no un sprint”. El marketing de contenido necesita tiempo para ofrecer resultados demostrables. Esto se debe a varios factores.

Por ejemplo, la credibilidad y la confianza en el grupo objetivo no caen del cielo. Del mismo modo, llevará algún tiempo alcanzar la masa crítica. Solo unas pocas empresas tienen un alcance considerable desde el comienzo. Mientras que los canales de medios sociales han estado hasta ahora al margen, el alcance de los anuncios individuales será pobre. Porque Facebook sólo premia a los buenos y diligentes con una alta tasa de reproducción para los fans. Aquellos que lanzan globos de prueba con esta base no pueden esperar resultados positivos relevantes. El proyecto se corta de raíz.

El potencial del plan maestro de marketing de contenido

Si se combina el marketing de contenidos con una estrategia de SEO, deberá invertir algunos meses antes de que la web tenga un buen posicionamiento en Google. Agregue a eso la administración, porque requiere algunos procesos. Tienes que formar un equipo que evolucione con el tiempo y construya una relación con la creciente audiencia. Esto aumentará la calidad del contenido cada vez más.

Incluso si un artículo o un tweet se escribe rápidamente, el marketing de contenidos como herramienta de comunicación es de todo menos una instantánea. El potencial real se desarrolla con el tiempo y, por lo tanto, solo es realmente útil como medida a largo plazo. De esta manera, el contenido trae resultados en diferentes fases y en diferentes niveles. Las medidas tácticas solo pueden cumplir los objetivos reales del marketing de contenidos: desarrollo de marca, lealtad del cliente, experiencia, dentro de un concepto estratégico (a largo plazo). Incluso se podría llegar a entender el marketing de contenidos como parte de la cultura corporativa: la empresa depende de la transparencia, el intercambio de conocimiento y un diálogo cara a cara en su comunicación interna y externa.

Integración de campañas

Sin embargo, si hay un plan maestro estratégico, es posible integrar campañas a corto plazo en él. La ventaja es que se puede experimentar un poco en el proceso de marketing de contenido en curso. En una campaña se pueden probar nuevos formatos y canales o probar si ciertos temas son bien recibidos por el grupo objetivo. Pero con no podemos centrarnos solo en estas pruebas de contenido, ya que no podemos perder de vista la estrategia básica. La coherencia de la comunicación también es esencial en el marketing de contenidos.

Otra ventaja: las campañas son más fáciles de evaluar, ya que con una breve planificación, las definiciones de objetivos se pueden hacer mucho más concretas. La mejor manera de orientarse aquí es utilizar las métricas clásicas del marketing en línea (KPI), como el número de visitantes, la duración de la estadía, las descargas y el porcentaje de rebote. Para las medidas de marketing de contenidos individuales, estos son fáciles de entender.

Este procedimiento proporciona información fiable sobre cómo funcionan las campañas individuales y los elementos de contenido. Es importante establecer metas mensurables al principio del ciclo de planificación.

Las medidas tácticas son, por lo tanto, un buen complemento dentro de un concepto estratégico si se planifican como una sola campaña y se evalúan tanto cualitativa como cuantitativamente.

Autor Barbara Ward

Compartir este artículo