XOVI Experts

El Parlamento Europeo vota la nueva reforma para los derechos de autor y filtros de carga

Christian Solmecke | September 20, 2018

Parlamento-Europeo-vota-filtros-de-carga-y-derechos-de-autor

Gracias a la UE, Internet está a punto de cambiar de forma radical. Y es que los políticos han puesto a los derechos de autor en la era digital en el punto de mira. El pasado 12.09.2018, el Parlamento Europeo aprobó su propio borrador para la controvertida reforma de derechos de autor. Una cosa está clara: esto despeja el camino para los derechos de autor complementarios y los filtros de carga en toda Europa.

Durante mucho tiempo, la Unión Europea se ha tomado su tiempo para adaptar la legislación europea de propiedad intelectual a la era de Internet. Esto era algo urgentemente necesario. Al fin y al cabo, las infracciones de los derechos de autor en Internet han tomado ventaja. Y esto sólo facilita el camino a los monopolistas estadounidenses como Google o Facebook. Quienes se benefician del contenido generado por los usuarios sobre los ingresos publicitarios. El objetivo de la reforma planificada, es por lo tanto, proteger mejor los derechos de autor a través de las fronteras e involucrar más a los autores en la explotación de sus obras.

Pero reformar una directiva de la UE es un proceso difícil. Sobre todo porque en cuestiones de los derechos de autor, los intereses de autores, usuarios y explotadores chocan fuertemente y los ánimos se caldean. Con motivo de la votación en el Parlamento Europeo, muchas partes interesadas y críticos participaron activamente en el debate. Después de que la Comisión de la UE no publicaseuna propuesta de reforma de la Directiva de la UE sobre derechos de autor hasta septiembre de 2016, los Estados miembros acordaron por primera vez una posición común en el Consejo de Ministros de la UEel 25 de mayo. El 12 de septiembre de 2018, el Parlamento Europeo aprobó su propio proyecto para la controvertida reforma de la ley de derechos de autor. La tan discutida propuesta fue rechazada en julio.
Pero, ¿qué ha cambiado realmente en comparación con la última versión fallida del Parlamento? ¿Qué importancia tienen las nuevas versiones de las dos propuestas tan controvertidas, a saber, los derechos de autor complementarios para los editores de prensa y la supuesta obligación de introducir los denominados filtros de carga? Así que la pregunta es clara, ¿qué pasa ahora?

Responsabilidad de las plataformas de contenido protegido por derechos de autor – Artículo 13

Las tres propuestas contemplan obligar a las principales plataformas como YouTube (Google), Facebook (incluido Instagram) o Twitter a garantizar que no se cargue ningún contenido que infrinja los derechos de autor como fotos y vídeos. Estas plataformas también están destinadas a otorgar algunas de sus ganancias mediante la celebración de acuerdos con los autores o sus representantes sobre las licencias, involucrando así a los autores en los ingresos publicitarios. Cómo se supone que deben hacerlo es en lo que difieren los tres diseños.

La propuesta de reforma, sobre la que el Parlamento Europeo ha votado, ofrece los siguientes puntos:

  • El borrador actual ya no contempla la introducción de filtros de carga, como ocurría anteriormente. El borrador anterior quería obligar a plataformas como YouTube a obtener el consentimiento de los titulares de los derechos antes de subirlo por sus usuarios. Sin el consentimiento, no se permitía la publicación del material. Esto ahora se ha cambiado. Ahora debería parecer que YouTube, Facebook y compañía son totalmente responsables de los contenidos que infringen los derechos de autor. Hasta el momento, la situación legal para estas plataformas es tal que solo se considera responsabilidad como un llamado “perturbador” para evitarlas. Con respecto a la responsabilidad por daños se aplica un privilegio de responsabilidad. Hasta ahora, sólo se consideraban responsables a aquellas plataformas que aún estando informadas sobre esto en el procedimiento de notificación de y captura que no reaccionaron. Sin embargo, el tribunal federal de justicia el 13.09.2018, remitió al TJCE la cuestión sobre la responsabilidad adicional de YouTube por infracciones de los derechos de autor de terceros. Independientemente del resultado de este procedimiento, la nueva propuesta parlamentaria quiere renunciar por completo al privilegio de responsabilidad de la directiva de comercio electrónico.
  • En la práctica, la regla de responsabilidad está destinada a alentar a las grandes plataformas a recompensar a los titulares de los derechos de autor por material protegido por dichos derechos y así evitar su infracción. Los autores y los operadores de plataforma deben concluir acuerdos de licencia, para que terceros puedan continuar publicando material protegido por derechos de autor allí, pero los grandes pagan por ello. Por otro lado, los autores no deberían estar obligados a permitir el uso de sus obras en absoluto.
  • Además, las plataformas deberían estar obligadas a emplear a personas que reaccionen rápidamente a las quejas sobre “Overblockings” presentadas por medio de un mecanismo de quejas y apelaciones. Esto debería evitar que la tecnología decida por sí sola si el contenido está bloqueado o eliminado. Además, los usuarios también deben poder quejarse a los empleados de la empresa.
  • Plataformas como Google con YouTube, Facebook, Instagram y Twitter se verán ahoraafectadas por el endurecimiento de la responsabilidad. Porque sólo deben incluirse las plataformas que clasifican y anuncian contenido.
  • Las plataformas no comerciales, como la Wikipedia, están explícitamente excluidas del alcance de los cambios. Tampoco las pequeñas empresas o las microempresas deberían verse afectadas.Otras plataformas que no se incluyen en la propuesta son aquellas de carácter educativo, los proveedores de la nube, las plataformas de software de código abierto o los centros de negociación. El peligro de que ahora también los servicios que no son YouTube y las redes sociales estén cubiertos por la ley parece al menos desterrado.

¿Están subiendo los filtros de carga ahora?

Lamentablemente, existe una gran probabilidad de que las plataformas dependan de los filtros de carga para evitar responsabilidades. De lo contrario, es casi imposible verificar el contenido del usuario de antemano por su cumplimiento de los derechos de autor.

La implementación técnica de tales sistemas de filtro se considera difícil. El único sistema que actualmente está por completarse es ContentID que Google ha desarrollado para YouTube. Las empresas europeas actualmente usan ContenID o están en proceso de desarrollar sus propios sistemas de filtrado. Por lo tanto, puede que Google se beneficie en gran medida de esta medida con la venta de su software.

No obstante, no nos olvidemos del peligro real. La tecnología no puede diferenciar entre copia ilegal y parodia permisible o cita permitida. Por lo que las contribuciones de los usuarios pueden acabar bloqueadas. Para contrarrestar esto, las plataformas deben ser obligadas a emplear a personas que respondan rápidamente a través de quejas y apelaciones. En resumen, los usuarios deben ser activos por sí mismos si no quieren que la tecnología bloquee su contenido.

Derechos de autor complementarios para editores de prensa – Artículo 11

Además, se introducirá un nuevo copyright auxiliar en toda la UE, destinado a otorgar a los editores de periódicos el derecho exclusivo de hacer su contenido disponible al público durante un periodo de tiempo determinado. Este derecho está destinado a ayudar a los editores a recibir una compensación por el uso digital de su contenido de prensa y así obtener dinero de las ganancias de las grandes corporaciones. Sobre todo, los proveedores de motores de búsqueda y las redes sociales deberán celebrar acuerdos de licencia con ellos para seguir mostrando el contenido protegido por derechos de autor de los editores, por ejemplo, a través de textos de vista previa y titulares (snippets). Esto afectaría sobre todo al servicio de Google News.

Las propuestas de la Comisión, el Consejo de Ministros y el Parlamento, tienen el mismo objetivo, pero en el análisis final difieren.

En términos de derechos de autor auxiliares, la propuesta actual del Parlamento Europeo ha conservado la esencia de la antigua propuesta, pero con algunos cambios:

  • En última instancia, se trata de conocer a los grandes jugadores como Google con GoogleNews, Facebook y Twitter, que siempre muestran los titulares completos, incluyendo textos de vista previa bastante detallados para los artículos online. Esto debería quedar más claro una vez más en el nuevo proyecto.
  • La publicación de hipervínculos a artículos de prensa, incluidas palabras sueltas, debería permitirse en el futuro sin una licencia. Pero esto también deja claro que solo se pueden mostrar palabras sueltas y encabezamientos incompletos.
  • El uso por parte de individuos y la configuración de hipervínculos también debe excluirse explícitamente del alcance de esta propuesta.
  • Los derechos de los organizadores de eventos deportivos también deben estar protegidos. Para los fanáticos, podría ser complicado en el futuro compartir extractos de transmisiones sobre dichos eventos en las redes sociales o subirlos a sus propios portales de video.
  • Los editores deberían participar en la explotación de las obras. Y esta vez, la propuesta estipula explícitamente que los propios trabajadores, y especialmente los periodistas, deben participar en los ingresos.

¿Cómo podría Internet cambiar con los derechos de autor auxiliares?

Actualmente, cada artículo online se muestra en los titulares de las noticias de búsqueda de Google y es parte del reclamo. Esta vista previa pretende mostrar a los lectores de qué trata el artículo y animarlos a leer.

Si se aplicase la ley de derechos de autor complementaria, y los motores de búsqueda y las redes sociales no participasen en acuerdos de licencia de pago, esta vista previa cambiaría enormemente. De acuerdo con la voluntad del Parlamento, sólo una parte del título sería visible junto al enlace. No está claro cuánto tiempo puede durar este título. Si se trata de un tema complejo, las líneas restantes se cortarán a la fuerza, por lo que los lectores no sabrían de qué se trata la publicación.

¿Funcionará la idea de derechos de autor auxiliares esta vez?

En Alemania, la ley de derechos de autor ha demostrado ser inútil para los editores de prensa. En última instancia, los editores cedieron y concedieron a Google licencias libres para el listado con el fin de no perder los clics adicionales. En España, la introducción de los derechos de autor accesorios tampoco generó ingresos. En su lugar, se cerró el servicio Google News, que ha sido especialmente perjudicial para los pequeños y medianos editores.

Sin embargo, la UE quiere garantizar que el dinero llegue realmente a los editores y, por tanto, también a los periodistas. El Parlamento establece que “la entrada en los motores de búsqueda” no debe entenderse como “remuneración justa y proporcionada”. Esta frase tiene por objeto garantizar que, a diferencia de lo que sucede en Alemania, Google & Co. no pueda concederse licencias libres.

Sólo cabe esperar que Google & Co. responda a estos cambios previstos. El efecto negativo, sin embargo, según los críticos podría ser que las plataformas estadounidenses preferirían prescindir de fragmentos en la UE y cerrar Google News. Sin embargo, esto reduciría enormemente la posibilidad de encontrar periódicos online más pequeños y revistas especializadas en particular.

¿Qué sigue?

Los cambios llegarán, eso está claro. Porque las tres propuestas en discusión esencialmente prevén medidas similares. Las tres propuestas de reforma finalmente llevarán a un derecho de autor auxiliar e indirectamente se cargarán y filtrarán.

Ahora, las tres propuestas entran en el llamado trílogo, un proceso poco transparente en el que el Parlamento negocia con los Estados miembros y representantes de la Comisión Europea. La próxima primavera, poco antes de las elecciones europeas, se realizará una votación final.

Una vez que la Directiva esté en vigor, los Estados miembros individuales todavía tienen que traducirla en la legislación nacional.

¿Cómo lo  haría Solmecke?

La ventaja del nuevo proyecto es que los titulares de los derechos podrán ahora exigir una remuneración justa por el uso de sus obras más que antes. Esto es obvio, porque es el propósito de la ley. En mi opinión, las plataformas son las mayores beneficiarias de las infracciones de los derechos de autor en Internet y también deberían dar parte de sus miles de millones de beneficios a los autores. Hasta ahora, YouTube, Facebook y compañía se han basado en la posición de que cualquier infracción es cometida por los usuarios. Cosa que ya no será posible de esta forma.

En general creo que este proyecto va demasiado lejos. Y es que el plan previsto exigirá que los usuarios se defiendan contra el filtrado ilegal. En mi opinión, debería darse la oportunidad de utilizar libremente ese contenido y garantizar de manera técnica que alguien pague por las obras. Los filtros también podrían utilizarse de otra manera para esto, es decir, para pedir a las plataformas que paguen en el sentido de una regulación de uso justo de acuerdo con el principio de los estadounidenses.

Es de esperar que la última palabra aún no se haya pronunciado aquí y que, en el Parlamento de la UE o en el siguiente diálogo tripartito, se escuchen contrapropuestas aún más significativas.